RELATOS DE UNA BACTERIA FELIZ: PRESENTACIÓN

Hace unos 4.500 millones de años se formó el planeta Tierra, y las primeras formas de vida fueron las bacterias, que se calcula que aparecieron hace unos 3.800 millones de años. Por eso, y como te podrás imaginar, ellas tienen amplia experiencia en eso de manejarse en este planeta, siendo capaces de adaptarse a cualquier entorno o situación. 

Y fue que a través de esos diferentes procesos de adaptación, las bacterias empezaron a colaborar para hacer frente a las diferentes dificultades que las complicadas condiciones de vida les presentaban en ese primigenio planeta. Y fruto de esa intensa colaboración, a través de un proceso conocido como endosimbiosis empezaron a aparecer las primeras formas complejas de vida empezando por las amebas, más tarde las algas, diferentes animales, plantas, y mucho, mucho más tarde, los seres humanos.

Visto de una manera muy gráfica, si consideramos que la historia del planeta Tierra tuviera 24 horas, las bacterias habrían aparecido a las 19:45 horas y el ser humano, tal y como lo conocemos, en el último segundo. Por lo que, evidentemente, se puede asegurar que somos hijos de nuestras amigas las bacterias. Incluso las células propias del cuerpo humano, las células eucariotas, son consideradas primas hermanas de las bacterias por ser unas células evolucionadas mediante el proceso de endosimbiosis antes mencionado.

El ser humano aparece en el último segundo

Hoy en día se ha calculado que el número de células eucariotas en un cuerpo humano es de unos 30 billones, y el de bacterias en unos 39 billones. Por lo tanto, como te puedes imaginar,  tal y como mimes a tus bacterias, ellas te mimarán a ti.

Así que, a fin de darte a conocer la importancia de cuidar de estos diminutos maravillosos seres, te animo a que acompañes a Felicity y Bacilón en el maravilloso viaje por el cuerpo humano que están a punto de iniciar para que sepas qué hacen por nosotros y como podemos hacer para que hagan su trabajo sin dificultades y tu puedas disfrutar de buena salud por muchos años.

Felicity es una estilizada y vital bacteria, de finas y lacias fimbrias. Está casi siempre de buen humor, por que sabe lo que necesita para ser feliz. Es una aventurera nata y le encanta viajar por ese maravilloso cuerpo humano que habita. Aunque es una bacteria joven, tiene una gran sabiduría, gracias al cuerpo en el que vive, de una persona consciente de si misma que cubre a Felicity de todas sus necesidades.

De forma redondeada, Bacilón es un tipo más bravucón de bacteria. Parece no estar nunca satisfecho con nada y siempre se queja de todo. Se le ve un tipo duro y resistente.

Felicity y Bacilón se conocieron cuando la primera se encontraba alojada en una zona cercana al pulmón, y de repente apareció Bacilón.

– ¿Qué te pasa chico? Te veo un poco perdido -le dijo con voz dulce y sosegada Felicity al recién llegado. 

-¡Nada! -contestó secamente el aludido.

-¡Vaya! ¿No tenemos un buen día hoy, eh?

-¡Es que no sé que hago aquí! ¡Ni de donde vengo! 

Nuestra dulce amiga decidió intentar echarle una mano. Al fin y al cabo, todas las bacterias, el primer día que aparecieron, se sintieron así, y todos necesitamos a menudo que alguien nos eche una mano.

-Yo soy Felicity, y tu, ¿tienes nombre? 

-Bacilón. O al menos eso es lo que he visto que pone en un lugar de mi membrana celular.

-Pues nada Bacilón, ¡BIENVENIDO AL MARAVILLOSO MUNDO DE LO MATERIAL!

-¿»Mundo de lo material»? ¿A qué te refieres? -el recién llegado no salía de su asombro.

En ese momento, su nueva compañera soltó una sonora carcajada.

-Es que hasta ahora eras sólo algo potencial en forma de simbionte, y es posible que nuestro Planeta Ser Humano se haya enojado. Además, ha hecho frío, él estaba poco abrigado y has aparecido tu para responder a sus necesidades biológicas con una misión específica que cumplir.

-¿De que misión me hablas?

-Bueno, eso es algo que tienes que descubrir por ti mismo observando qué es lo que tu esencia te pide que hagas.

-¿Y cómo se hace eso? -preguntó un aún sorprendido Bacilón.

-Bueno, si me dejas, me gustaría hacerte un recorrido por este maravilloso Planeta Ser Humano que habitamos y mostrarte quienes somos, qué hacemos, cómo nos transformamos y qué necesitamos para ser felices y darle una larga vida y bienestar a la persona que pertenecemos. ¿Te apuntas?

Tras escuchar atentamente las palabras de su recién conocida amiga, Bacilón se quedó en forma latente unos segundos, tras los que pensó que podía ser interesante.

-Bueno, vale,…pero con la calma ¿eh?

-¡Hecho! -contestó una entusiasmada Felicity.

Y así fue como Felicity y Bacilón empezaron esa andadura que les habría de llevar a conocer en profundidad las más interesantes y curiosas circunstancias que pueden afectar a un ser vivo y qué papel desempeñan ellos y los de su especie en todo este ecosistema que denominamos concretamente cuerpo humano

En el próximo relato Felicity y Bacilón nos hablarán del sistema endocrino y las hormonas, con lo que aprenderás a prevenir y mejorar «enfermedades» como la diabetes o el hipotiroidismo por ejemplo. ¿Nos acompañas?

Si te interesa, y te quieres asegurar de recibir los próximos relatos que iré publicando, no olvides darle clic AQUÍ.

Y si te viste obligado u obligada a inocularte y temes a los posibles efectos secundarios que esta nueva medicación pueda provocarte, ponte en contacto con nosotros clicando AQUÍ.

¡SALUD!