Jordi Feliu
Jordi Feliu
Soy natural de Barcelona donde aún resido. Estudié económicas y C.U.N.E.F. (estudios financieros). He trabajado en banca, demasiados años, pasando por todos los escalafones existentes en las oficinas. Por el camino he perdido muchos compañeros y amigos afectados por todo tipo de dolencias: infartos, ictus, cáncer…. Y otros muchos afectados por enfermedades no tan letales, pero si muy molestas como esclerosis múltiple, Alzheimer, diabetes… y otros tantos afectados por tabaquismo y alcoholismo.

Yo mismo, también ex-fumador (lo dejé hace más de 20 años), siempre he tenido cierta intolerancia al alcohol, impediéndome caer en esta adicción. Además, he padecido un buen abanico de dolencias que de momento y, por suerte, me permiten hacer una vida normal: una tuberculosis, supongo que ocasionada por una bajada de defensas proveniente del estrés; un pequeño melanoma en la pierna, que seguro no ha sido por exceso de sol sino más bien por todo lo contrario; colesterol, al que debo agradecer tener que haber cuidado un poco mi alimentación; una especie de soriasis en la manos, que decían era por una posible alergia al papel; brotes esporádicos de candidiasis; cansancio crónico; hernia de hiato; una especie de resfriados secos con unas carrasperas constantes, que según el médico de cabecera siempre hay como una especie de epidemia de este tipo…

Siempre tuve la intuición de que nuestra suerte, destino, hado o sino no puede ser tan cruel. La naturaleza o el creador, si se es creyente, no pueden habernos hecho tan mal como para estar siempre aquejados de molestias y enfermedades de toda índole.

Así que esta reflexión me hizo analizar la relación causa-efecto de mis achaques y los de mis conocidos y comenzar a investigar y poner en práctica el decálogo de la salud, inspirado en largas conversaciones de terraza de bar con mi amigo Josep María, además de ser un magnífico conejillo de indias con mis ocurrencias.

Hoy puedo decir, con suma satisfacción, que han desaparecido todas mis afecciones excepto esa alergia/resfriado que he comentado, pero sus efectos son de menor intensidad y mucho más cortos en el tiempo, por lo que espero en un futuro poderlo erradicar.

Como parece evidente, por lo que os he contado, no tengo nada que ver con el mundo de la sanidad, pero siempre intento buscar alguna fuente científica que apoye mis corazonadas, por eso, los artículos e informaciones que publicamos en esta web suelen estar acompañados de publicaciones y videos científicos que los corroboran.

Recuerdo una frase de las clases de budismo y meditación que rezaba aproximadamente así: “ponlo todo en duda, creencias, tradiciones, conocimientos, pásalos por el tamiz de la lógica y encontrarás tu camino correcto”. Por tanto, toda la información que podáis encontrar aquí razonarla y, en caso de cualquier temor, no dudéis en consultar a vuestro profesional de la salud de confianza.