SALINAS

SAL Y AGUA DE MAR

Artículo dedicado a mi amiga Montse Morales

¿Por qué hablar de la sal como prebiótico?. Porque todos los alimentos procesados la llevan y los frescos que podamos comprar y cocinar la añadimos por nuestra cuenta, siendo un elemento indispensable y valiosísimo para nuestra salud. Por eso hemos de conocerla mejor y aprender cómo usarla.

SAL VS AGUA DE MAR

Como introducción recomendamos la reproducción del siguiente vídeo. Aunque en su visión parezca un tanto esotérico y conspiratorio, vamos a intentar demostrar que no está tan alejado de la verdad y de por qué no existe ninguna sal buena en el mercado que podamos consumir con total tranquilidad.

René Quinton

Nada mejor que empezar por un poco de historia. Como introducción a este polémico tema, te aconsejamos el siguiente video que habla de este famoso personaje y que a pesar de su reconocimiento público y de no estar muy lejanos en el tiempo sus descubrimientos, han pasado totalmente desapercibido para la historia.

Agua de Mar

En la composición química del agua de mar se encuentran todos, absolutamente todos los elementos de la tabla periódica (¡118 elementos!). Su composición y proporción de minerales es muy semejante a la de los líquidos orgánicos como la sangre y células de nuestro cuerpo. Lo cual evidencia que toda la vida en la tierra surgió del mar y en nuestro interior está su recuerdo.

Aconsejamos la visión de este video que es un fragmento de una entrevista al doctor Javier Herráez que comenta las bondades del agua de mar porque mineraliza nuestro cuerpo, nos aporta energía regulando nuestro canales iónicos, limpia y repara el espacio intercelular y no deja de sorprenderle que no se use el agua de mar como suero fisiológico.

La sal de mesa

Tanto en la escuela como en las noticias que podemos leer habitalmente sobre el tema (ver artículo) se nos enseña y recuerda que la sal común, sal de mesa o cloruro de sodio, es un compuesto químico con la fórmula NaCl formado por un 60% de cloruro y un 40% de sodio. Y también se nos dice que el cloruro de sodio es producido en masa por la evaporación de agua de mar o salmuera de otros recursos, como lagos salados, y minando la roca de sal, llamada halita (la halita, sal gema o sal de roca es un mineral sedimentario, el cual se puede formar por la evaporación de agua salada, en depósitos sedimentarios).

Aquí se nos plantea la siguiente pregunta. Si el agua de mar tiene 118 elementos, ¿cómo es posible que con su evaporación sólo nos queden 2 elementos?. Supogamos que muchos de los elementos disueltos en el agua de mar fueran volátiles, aún así, ¡¡deberían quedarnos más de dos!!. Resulta que el porcentaje de cloruro sódico tras evaporar el agua del mar es del 86% (ver composición) y, por tanto, el resto de minerales del residuo seco asciende al 14%, considerando a todos estos oligoelementos como impurezas que hay que eliminar.

Lo primero que podemos pensar entonces es comprar sal marina virgen integral y ecológica, pero no se nos advierte que hay una regulación al respecto que el contenido mínimo de NaCl ha de ser del 94% para estas sales "tan naturales" (Ver el apartado 13.1.3 del Real Decreto 1424/1983 publicado en el B.O.E.) y del 97% para el resto de sales de mesa.

Y es que con ese proceso de refinamiento perdemos la oportunidad de obtener todos esos minerales que nuestro cuerpo demanda para su mantenimiento y restauración, así como los electrolitos que contienen, pues todo mineral tiene una carga eléctrica, sin olvidar que estar mineralizado también favorece la asimilación de otras sustancias necesarias para que nuestro organismo funcione correctamente (ver artículo).

Con este proceso de refinamiento de la sal hemos pasado de los beneficios que demostró René Quinton tenía sobre nuestra salud ha ser la principal causa de hipertensión en nuestros días.

¿Qué hacer?

Hemos de reducir al máximo el consumo de productos procesados porque practicamente todos contienen NaCl puro en su composición.

Por otro lado deberíamos acostumbranos a salar y cocinar nuestros alimentos con agua de mar, porque solo así nos garantizaremos, no sólo el sodio que necesita nuestro organismo, sino que también lo estaremos mineralizando.

Para finalizar, no dejes de leer clicando este artículo donde se han vuelto ha realizar los experimentos de René Quinton en animales con un éxito rotundo. Esto nos lleva a hacernos la siguientes preguntas: ¿Qué es lo que hace que la sal nos provoque problemas de salud?. El exceso de consumo y/o su refinamiento. De hecho el exceso de agua de mar en la sangre de los animales a los que se les efectuó el experimento no les supuso ningún problema. Por otro lado se nos expone que la cantidad de esos otros oligoelementos es tan mínima que tiene efectos imperceptibles, ¿el 14% de residuo desechado es tan imperceptible? ¿No será el mismo problema que existe con las harinas blanca y el azucar refinado?. Lo mejor es que cada uno saque sus propias conclusiones.

Si os interesa más información sobre este tema, recomendamos visitar la página web de aquamaris, donde podréis bajaros algún libro gratuito muy interesante.

Si vives fuera de España, cuéntanos tú experiencia y la regulación sobre la sal existente en tu país.
Crema de calabaza

CREMA DE CALABAZA O ZANAHORIA

Plato rico en pectinas e inulina, dos grandes fuentes de fibra dietética fermentable por nuestro intestino.

CREMA DE CALABAZA O ZANAHORIA

Esta receta tanto se puede hacer con calabaza o zanahorias, pues sus propiedades también son muy similares.

¿Por qué es saludable?

  1. La calabaza, por el alto contenido de vitamina C, fibra fermentable por nuestro intestino (pectina) y potasio favorece la salud de nuestro sistema cardiovascular, especialmente controlando el aumento de la presión arterial.
  2. La cebolla por sus propiedades curativas, su contenido de inulina, antioxidantes y vitaminas.
  3. La canela con una larga lista de propiedades saludables.
  4. El laurel por sus propiedades digestivas.
  5. El miso. Un fermentado de la soja que en Japón se le atribuyen muchas cualidades medicinales.

Ingredientes para 4 raciones

  • Una calabaza o 1 Kg zanahorias
  • Dos cebollas
  • Dos hojas de laurel
  • Una rama de canela
  • Aceite de oliva
  • Sal marina integral
  • Miso al gusto (entre dos y cuatro cucharadas)
Ingredientes

La cebolla

  1. Cortamos las cebollas en medias lunas.
  2. La ponemos a saltear en un cazo con sal y aceite a fuego vivo durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue.
Cebolla salteada

La calabaza

  1. Entretanto, pelamos la calabaza y la cortamos a dados.
  2. Una vez tenemos la cebolla pochada, incorporamos la calabaza, 2 hojas de laurel y una rama de canela.
  3. Cubrimos de agua y cuando comience a hervir, bajamos el fuego y tapamos durante 20 minutos.
  4. Recordar retirar la rama de canela y las hojas de laurel antes de batir.
Pelando calabaza
Troceando calabaza

Como opción final podemos añadir miso

Una vez apagado el fuego, añadimos el miso y batir hasta obtener la crema. Si nos gusta más clara añadir agua al gusto. Recordamos que el miso no debe hervirse pues destruiríamos sus enzimas
Crema de calabaza
Añadimos miso

Consejos finales

No olvidar añadir todo tipo de hierbas y especies que nos gusten, pues incrementaremos las propiedades de nuestro plato, como albahaca, orégano, romero, tomillo, etc.

Asimismo, también podemos incorporar el almidón frío que podamos tener en nuestra nevera como el arroz, patatas y judías.

Tiempo invertido

Unos 35 minutos.

Precio total

Por algo menos de 4 euros tenemos las 4 raciones.
TRINXAT VEGETARIANO

COL CON ALMIDÓN FRÍO (TRINXAT VEGETARIANO)

Sabroso y saludable plato de col con patatas frías y champiñones.

COL CON ALMIDÓN FRÍO (TRINXAT VEGETARIANO)

Una receta de invierno para aprovechar el almidón frío (patatas frías) que tenemos en la nevera de una forma muy apetitosa.

¿Por qué es saludable?

Ingredientes para 4 raciones

  • 1 col rizada
  • 3 patatas medianas
  • 250 gr. de champiñones
  • 6 ajos
  • Sal marina integral
  • aceite virgen de oliva
Ingredientes trinxat

Los ajos

Como queremos cocinarlos, los machacamos bien, como mínimo, una media hora antes. Su principio activo, la alicina, aparece al trocearse o machacarse y entrar en contacto con el oxígeno. El aminoácido azufrado que contienen (ver artículo), permite que se formen las sustancias beneficiosas y éstas resisten el calor.
Machacar los ajos

La col

  1. Lavamos y desechamos las hojas externas en caso necesario.
  2. Retiramos el tronco o tallo.
  3. Ponemos agua a en una olla grande y cuando rompa a hervir añadimos sal e introducimos la col.
  4. Cuando vuelva a hervir podemos bajar el fuego, lo suficiente para que no deje de hervir.
  5. Dejamos cocer durante unos 40 minutos. Yo suelo poner trozos muy grandes de col y cuando al pincharlos con una espátula de madera se trocean, sé que está listo.
  6. Escurrimos y reservamos.
Col

Las patatas

  1. Cogemos las patatas frías de nuestra nevera.
  2. Las pelamos.
  3. Las rallamos, dado que el almidón frío las habrá endurecido, y así lo mezclaremos todo mucho mejor.
  4. Reservamos.
patata fría rallada

Los champiñones

  1. Previamente los lavamos bien.
  2. Los cortamos a láminas.
  3. Los colocamos en una sartén a la que añadimos sal y aceite de oliva a fuego medio.
  4. Cuando se han reducido, que han soltado el agua, añadimos los ajos machacados.
  5. Dejamos cocer casi hasta que el agua haya desaparecido.
Champiñones

Unimos todos los ingredientes

  1. Con el fuego todavía encendido de los champiñones añadimos la col escurrida y con la ayuda de la espátula de madera vamos troceándola y removiendo.
  2. Cuando la col ha quedado bien troceada añadimos la patata rallada que teníamos reservadas.
  3. Seguimos removiendo y troceando hasta que la patata esté caliente.
  4. Servimos.
Trinxat vegetal
    Le añadimos un poco de pimentón picante, por lo de la capsaicina a gusto del consumidor, y un chorro de aceite de oliva extra-virgen.

Tiempo invertido

Unos 45 minutos.

Precio total

Por menos de 4 euros comen cuatro personas.
Espinacas con tomate y almidón resistente

ESPINACAS CON TOMATE Y FIBRA DIETÉTICA

Aprovechando el almidón resistente tipo 3 almacenado en nuestra nevera vamos a hacer un delicioso plato de espinacas con tomate.

ESPINACAS CON TOMATE Y ALMIDÓN RESISTENTE

Personalmente este plato me gusta más con judías, pero lo podríamos también hacer con arroz o patatas frías o con una combinación de los tres.

¿Por qué es saludable?

  • Por el alto contenido de vitaminas (A, C, E, K, B2, B6 y B9), fibra y minerales (Ca, P, K, Mg y Mn) de las espinacas
  • El tomate frito rico en licopeno.
  • La Cebolla por sus propiedades curativas, antioxidantes y vitaminas.
  • Y que decir de los ajos

Ingredientes para 3 ó 4 raciones

  • 500 gramos de espinacas frescas
  • 3 ó 4 tomates pera
  • 2 cebollas grandes
  • 3 dientes de ajo
  • Las judías previamente preparadas
  • Sal marina integral
Ingredientes  espinacas con tomate

Preparación de las espinacas

  1. Ponemos agua a hervir en una olla.
  2. Lavamos las espinacas para eliminar la arenilla y las hojas poco frescas o dañadas
  3. La escaldamos para reducir los oxalatos. Sumergimos las espinacas lavadas y escurridas en el agua hirviendo con una pizca de sal. Esperamos a que vuelva a hervir y cocinamos entre 30 segundos y un minuto. Escurrimos y pasamos bajo el chorro de agua fría.
Espinacas escaldadas

Freímos el tomate y la cebolla

  1. Pelamos las cebollas y las troceamos y ponemos a freir con 2 cucharadas de aceite de oliva y un poco de sal marina durante 10 minutos en una sartén o cazo. La cebolla suelta mucha agua , por lo que comenzaremos con el fuego alto e iremos reduciéndo y removiendo para que no se nos pegue.
  2. En una sartén ponemos 4 cucharadas de aceite de oliva y añadimos el tomate crudo y triturado que previamente habremos pelado y freiremos durante 30 minutos. Mejor tapar la sartén, pues evitaremos que el agua del tomate salte y nos lo ensucie todo. Hay que estar atentos y remover cada 5 minutos. Pasados los primeros 15 minutos podemos añadir un endulzante para quitar la acidez del tomate (yo le añado un poco de zumo concentrado de manzana).
Tomate frito

Finalizamos añadiendo las judías frías

  1. Volcamos la cebolla frita sobre la sartén con el tomate frito.
  2. Añadimos unos dientes de ajo cortados a láminas y dejamos que haga chup-chup unos minutos para que se mezclen los sabores.
  3. Finalmente añadimos las judías frías con su jugo y una vez estén calientes apagamos el fuego y servimos.
Espinacas con tomate

Tiempo invertido

Hacer la cebolla y el tomate nos puede llevar bien unos 50 minutos. Si somos previsores podemos hacer una buena cantidad para acompañar varios platos y en un momento tendremos los platos acabados.
Espinacas con judías

Precio total

Por menos de 3 euros tenemos un fondo de nevera para múltiples platos.
Judías cocidas

JUDÍAS BLANCAS FRIAS

Siempre presentes en nuestra nevera. Vale la pena tenerlas siempre a mano con las que podremos hacer infinidad de combinaciones.

JUDÍAS BLANCAS FRÍAS

Se pueden utilizar otras variedades de judías como pintas, moradas, azukis, negras, etc. Asimismo, esta receta de cocina también sería adecuada para la preparación de garbanzos.

¿Por qué es saludable?

Porque una vez enfriadas en la nevera, por debajo de los 5ºC, obtenemos almidón retrogradado tipo 3 (ver artículo).
Además, tenemos la posibilidad de recalentarlas siempre que no se superen los 120ºC

Ingredientes para mútiples raciones

  1. 400 gramos de legumbre seca
  2. 5 cm. de alga kombu
  3. Agua de baja mineralización
  4. Sal marina integral
Ingredientes judías

Información adicional

  1. Hervir con agua de baja mineralización porque las legumbres quedan más tiernas, por eso añadimos la sal al final de la cocción.
  2. Le añadimos alga kombu porque ablanda las fibras de las judías al contener ácido glutámico, además de añadir abundantes sales minerales, en especial yodo y calcio.

Preparación previa

  1. Dejamos las judías en remojo un mínimo de 8 horas.
  2. Hidratamos el alga kombu un mínimo de 10 minutos.
Judías en remojo
Hidratando alga kombu

Preparación

  1. Ponemos las judías en la olla a presión.
  2. Añadimos agua de baja mineralización el doble de su volumen.
  3. Dejamos que comience a hervir a fuego máximo sin tapar mientras vamos escumando.
  4. Añadimos el alga kombu hidratada.
  5. Tapamos la olla a presión y cuando el vapor salga continuo, bajamos a fuego medio y temporizamos unos 40/45 min.
  6. Una vez apagado el fuego, dejamos salir el vapor hasta que permita abrir la olla a presión.
  7. Añadimos 2 cucharaditas de sal y llevamos a ebullición a fuego medio durante 10 minutos más.
judías hervidas

Tiempo invertido

Menos de 15 minutos de dedicación. Sobretodo poner una alarma para que no se nos pase el tiempo de hervido.

Precio total

Por menos de 1 euro tenemos un fondo de nevera para múltiples platos.
Huevos con patatas frías

HUEVOS ESCALFADOS CON PATATAS FRÍAS

Por fin. Después de tantos años de contar los huevos que comíamos a la semana y los huevos ocultos en otros alimentos, ahora numerosos estudios indican que comerlos a diario no perjudica la salud, incluso al contrario (ver artículo).

HUEVOS CON PATATAS FRÍAS

Para empezar, es importante que los huevos sean ecológicos, pues "de lo que se come se cría"; así nos aseguramos de que las gallinas han comido bien. Y para terminar, cómelos como quieras pero ¡nunca fritos!.

¿Por qué es saludable?

  • Con las patatas frías tenemos almidón retrogradado tipo 3 (ver artículo), un excelente prebiótico. Para ver preparación clica aquí.
  • Con los huevos ecológicos, además de grasas saludables, obtenemos una excelente fuente de proteínas y biotina, también llamada vitamina B7 o vitamina H que se encarga de transformar la glucosa en energía, mantener saludables las celulas de los tejidos como la piel, el cabello o las uñas, así como la creación de hemoglobina.
  • En esta ocasión lo hemos combinado con brócoli al vapor por sus muy comentadas propiedades anticancerígenas (cáncer de mama, de útero, de próstata y de órganos internos como hígado, colon, riñones e intestinos), su contenido de vitamias A, E y C, aminoácidos y minerales (azufre, zinc, potasio).

Ingredientes por ración

  1. Una o dos patatas frías, dependiendo del tamaño
  2. 1/2 boniato frío
  3. 2 huevos ecológicos
  4. 1/4 brócoli aproximadamente
  5. sal y aceite
  6. opcional: pimienta, ajo en polvo, cayena....
Huevos con patatas frías

Preparación brócoli

  1. Lavamos el brócoli.
  2. Le separamos las flores.
  3. Ponemos 2 dedos de agua en una olla grande.
  4. Cuando hierve el agua volcamos las flores en el colador que introducimos dentro de la olla, con cuidado de que no toque el agua, y tapamos.
  5. 5 minutos al vapor y al plato.
brócoli al vapor

Preparación patatas

patatas frías
  1. Cortamos las patatas y el boniato a rodajas de 1/2 dedo.
  2. Extendemos las rodajas por una plancha o sartén huntada con un poco de aceite.
  3. Calentamos a fuego medio para que se doren. Recordar que no hemos de calentar por encima de los 120ºC.
  4. Damos la vuelta a las patatas con una espátula y doramos por el otro lado.
calentando patatas frías

Preparación huevo escalfado

  1. Ponemos agua a hervir en un cazo.
  2. Rompemos los huevos en un vaso o bol con cuidado que no se rompa la yema.
  3. Cuando hierve el agua la hacemos girar con una cuchara.
  4. Vertemos con cuidado los huevos por un lado del cazo para que siga el sentido del agua y no se nos peguen en el fondo.
  5. Bajamos el fuego a medio/alto para que el agua no desborde al hervir de nuevo.
  6. 3 minutos y listo, podemos escurrir y al plato.
huevos escalfados

Tiempo invertido

Con un poco de práctica, en menos de un cuarto de hora, si somos capaces de hacer las 3 cosas a la vez, está terminado.
patatas frías con huevo y brócoli

Precio total

Por poco más de 1 euro, si llega, tenemos este sabroso plato.
Patatas horneadas

PATATAS Y BONIATOS FRÍOS

Siempre presentes en nuestra nevera. Vale la pena tenerlas siempre a mano con las que podremos hacer infinidad de combinaciones.

PATATAS Y BONIATOS FRÍOS

Se puede emplear otros tubérculos como la Yuca, el Ñame, el Tupinambo, etc. Todos ellos son fuente de almidón frío. En nuestro país, los más conocidos son la patata y el boniato, por eso son los que usaremos en esta ocasión. Estos tubérculos los podemos usar en múltiples recetas, de las que iremos publicando algunas ideas.
Patatas frías

¿Por qué es saludable?

Porque una vez enfriadas en la nevera, por debajo de los 5ºC, obtenemos almidón retrogradado tipo 3 (ver artículo).
Además, tenemos la posibilidad de recalentarlas siempre que no se superen los 120ºC

Ingredientes para mútiples raciones

  1. 2 Kg. de patatas
  2. 1 ó 2 boniatos
  3. opcional: si encontramos unas zanahorias gruesas, también las podemos añadir a este plato

Preparación previa

lavamos patatas
  1. Lavamos bien los tubérculos en agua en la fregadera.
  2. Entretanto precalentamos el horno a una temperatura de unos 180ºC

Preparación horno

patatas frías
  1. Ponemos los tubérculos en una fuente de horno.
  2. Los introducimos en el horno ya caliente a 180ºC por unos 50/60 minutos aproximadamente.
  3. Una vez transcurrido ese tiempo apagamos el horno y dejamos atemperar.
  4. Dejamos la bandeja en la nevera, hasta el día siguiente, cuando podemos empezar a consumirlos.

Preparación hervido

  1. Ponemos agua a hervir en un cazo.
  2. Introducimos los tubérculos en el agua hirviendo.
  3. Esperamos a que el agua vuelva a hervir, podemos bajar el fuego sin que se pierda la ebullición, y dejamos durante 10 minutos.
  4. Retiramos del fuego y dejamos atemperar.
  5. Dejamos los tubérculos en la nevera, hasta el día siguiente, cuando podemos empezar a consumirlos.

Tiempo invertido

Un par de minutos de dedicación. Sobretodo poner una alarma para que no se nos pase el tiempo de horno o hervido y se nos encojan los tubérculos.

Precio total

Por menos de 2 euros tenemos un fondo de nevera para múltiples platos.
Arroz frío

ARROZ FRÍO

Un acompañamiento ideal, sin gluten, para cualquier plato, sustituyendo el pan.

ARROZ FRÍO

Se trata del típico arroz que nos sirven en un bol en los restaurantes chinos. Fuente de almidón resistente tipo 3 que siempre nos irá bien tener a mano en la nevera para acompañar cualquier plato sustituyendo el pan.

¿Por qué es saludable?

Porque una vez enfriadas en la nevera, por debajo de los 5ºC, obtenemos almidón retrogradado tipo 3 (ver artículo).
Además, tenemos la posibilidad de recalentarlas siempre que no se superen los 120ºC

Ingredientes para 4 raciones

Ingredientes arroz frío
  1. 200cc. de arroz (en mi báscula aproximadamente unos 190 gr.)
  2. 300cc. de agua
  3. cuchara pequeña de sal
  4. cucharada sopera de aceite de oliva virgen

Preparación previa

  1. Ponemos el arroz en remojo en un bol en la mitad de su volumen de agua. En nuestro caso los 200cc. de arroz con 100cc. de agua.
  2. Dejamos reposar un mínimo de 1/2 hora. Cuánto más tiempo mejor porque el agua extraera más almidón del arroz.

Preparación

Preparación arroz frío
  1. Ponemos en un cazo 200cc. de agua con la sal y el aceite.
  2. llevamos a ebullición.
  3. volcamos en el agua hirviendo el arroz que tenemos en remojo.
  4. Enseguida arranca de nuevo la ebullición. Bajamos a fuego lento y tapamos durante 7 minutos.
  5. Dejamos atemperar.
  6. Repartimos en 4 boles el contenido, tapamos con film y dejamos en la nevera, como mínimo, hasta el día siguiente.
ración arroz frío

Tiempo invertido

No más de 10 minutos.

Precio total

No llega a 0,50 céntimos de euro las cuatro raciones.