APARATO URINARIO EXCRETOR

Órganos que lo componen

Este aparato está formado por:
  • 2 riñones: se encuentran en la zona lumbar protegidos parcialmente por las costillas. El riñón derecho queda más bajo que el izquierdo (por la presencia del hígado en la parte derecha del abdomen).
  • Dentro de los riñones encontramos las nefronas, lugar en el que se producen las funciones propiamente dichas del aparato urinario.
  • 2 uréteres: conductos que llevan la orina desde los riñones a la vejiga.
  • 1 vejiga: bolsa encargada de almacenar la orina antes de salir al exterior pudiendo llegar a almacenar unos 400 ml de orina (unas 2 tazas de agua).
  • 1 uretra: conducto por el que sale la orina al exterior. En la mujer mide unos 4 cm y en el hombre unos 20. Por eso las mujeres pueden sufrir más infecciones de orina.
Sistema urinario

¿Para qué sirve?

El aparato urinario excretor se encarga de limpiar la sangre de desechos y devolverla al torrente circulatorio. Estos desechos son eliminados junto agua conformando la orina.
Esta función la podemos dividir en varias fases:

  1. Filtración

  2. Reabsorción

  3. Secreción

  4. Excreción

La reabsorción de agua es fundamental debido a que ésta tiene importantísimas funciones en el organismo.
Además, los riñones poseen otras dos muy importantes funciones:

  1. Regulación de la tensión arterial

  2. Producción de hematíes

La función del agua

Aproximadamente el 65-70% del peso de una persona adulta es agua (en los ancianos es aproximadamente un 50% y en los niños un 80%).
A mayor cantidad de grasa corporal en el cuerpo, menor cantidad de agua. Esto es de extrema importancia, ya que a mayor obesidad, menor agua disponible con las consecuencias que ello supone (las mujeres, que de manera natural ya poseen mayor cantidad de grasa distribuida en su cuerpo, poseen una proporción algo menor de agua a la del hombre).

La distribución de este líquido en el cuerpo es la siguiente:

  1. Agua intracelular (dentro de las células): 35%
  2. Liquido intersticial (entre las células): 17%
  3. Líquido intravascular (dentro de las venas y las arterias): 4-5%
  4. Líquido linfático (dentro del sistema linfático): 2%
  5. El resto se encontraría repartido en la saliva, los jugos gástricos, las heces, los pulmones y los riñones.
El agua desempeña importantes funciones en todo el cuerpo humano.

  1. Es el lugar donde ocurren las reacciones metabólicas del organismo que nos aportan la energía que necesitamos para vivir.
  2. Refresca en caso de exceso de calor.
  3. Transporta importantes sustancias dado que es de lo que está hecho el plasma de nuestra sangre.
  4. Favorece la turgencia de la piel (una forma de ver si estamos deshidratados es pinzar la piel de nuestras manos entre dos dedos y si ésta no regresa a su sitio al instante es que se presenta deshidratación, cosa que podemos ver en las personas mayores).
  5. Aporta flexibilidad y elasticidad a los tejidos.
  6. Forma parte importante del “intersticio” un nuevo órgano de reciente descubrimiento (ver estudio) que podría justificar la acción de técnicas como la acupuntura, la osteopatía, el yoga o el Tai Chi (ver artículo).

¿Cómo cuidar mis riñones?

Fundamentalmente, unos riñones sanos se consiguen mediante:

  1. Meditación: según muestra un estudio, esta técnica de control mental y respiración puede ser una herramienta útil para personas con problemas renales (ver estudio).
  2. Beber líquidos de calidad: es recomendable beber agua o infusiones de hierbas. Evitaremos todo tipo de bebidas azucaradas así como alcohol, que nos producirán un exceso de pérdida de líquidos y por lo tanto deshidratación.
  3. Ejercicio físico: importante para que la sangre circule con facilidad por el tejido renal. Especialmente recomendados son el Yoga, el Tai Chi o los estiramientos (ver sistema muscular).
  4. Dieta: debemos evitar la sal en todos sus formatos. Un reciente estudio muestra como la sal refinada daña el interior de nuestros riñones (ver estudio) por lo que sería conveniente usar sólo agua de mar para salar nuestros alimentos (ver artículo). Asimismo, es muy interesante la ingesta de alimentos ricos en potasio (ver lista) ya que tenemos dietas con exceso de sal, lo que debe ser compensado con la ingesta de este mineral.

El miedo y la actividad renal

Es una evidencia que esta emoción básica afecta a este aparato. ¿Cuántos niños no se orinan de manera involuntaria por vivir con miedo?.
La Medicina Tradicional China relaciona esta emoción directamente con la actividad renal además de afectar también a las glándulas suprarrenales, que se encuentran justo encima de los riñones, alterando tanto las funciones del aparato urinario excretor como las del sistema endocrino.
Cuando veamos a un niño o una niña incapaz de controlar sus esfínteres (músculos responsables de controlar la emisión de orina y heces de manera voluntaria) pasados los 6 años de edad lo primero que debemos hacer es preguntarnos qué está ocurriendo en el entorno de esa criatura.
Pero no sólo en los niños o niñas afectará. En los adultos es origen de infinidad de enfermedades al alterar también la actividad normal del sistema nervioso al provocar reacciones a nivel de neuropéptidos. Según que emociones desarrollemos, esto producirá unos u otros neurotransmisores y estos unos efectos u otros en el cuerpo humano (ver artículo 1, artículo 2). Además, dependiendo de la emoción, esta afectará a una zona u otra del cuerpo humano. Recientemente se pudo estudiar y comprobar cómo afectan las emociones al cuerpo humano haciendo un mapa de éstas (ver estudio).

Bibliografía

Patton, Kevin T., Thibodeau, Gary A, PhD; Estructura y función del cuerpo humano. 14ª edición. Editorial Elsevier. 2012.