SALINAS

¿Por qué hablar de la sal como prebiótico?. Porque todos los alimentos procesados la llevan y los frescos que podamos comprar y cocinar la añadimos por nuestra cuenta, siendo un elemento indispensable y valiosísimo para nuestra salud. Por eso hemos de conocerla mejor y aprender cómo usarla.

(Article dedicat a la meva amiga Montse)

SAL VS AGUA DE MAR

Como introducción recomendamos la reproducción del siguiente vídeo. Aunque en su visión parezca un tanto esotérico y conspiratorio, vamos a intentar demostrar que no está tan alejado de la verdad y de por qué no existe ninguna sal buena en el mercado que podamos consumir con total tranquilidad.

René Quinton

Nada mejor que empezar por un poco de historia. Como introducción a este polémico tema, te aconsejamos el siguiente video que habla de este famoso personaje y que a pesar de su reconocimiento público y de no estar muy lejanos en el tiempo sus descubrimientos, han pasado totalmente desapercibido para la historia.

Agua de Mar

En la composición química del agua de mar se encuentran todos, absolutamente todos los elementos de la tabla periódica (¡118 elementos!). Su composición y proporción de minerales es muy semejante a la de los líquidos orgánicos como la sangre y células de nuestro cuerpo. Lo cual evidencia que toda la vida en la tierra surgió del mar y en nuestro interior está su recuerdo.

Aconsejamos la visión de este video que es un fragmento de una entrevista al doctor Javier Herráez que comenta las bondades del agua de mar porque mineraliza nuestro cuerpo, nos aporta energía regulando nuestro canales iónicos, limpia y repara el espacio intercelular y no deja de sorprenderle que no se use el agua de mar como suero fisiológico.

La sal de mesa

Tanto en la escuela como en las noticias que podemos leer habitalmente sobre el tema (ver artículo) se nos enseña y recuerda que la sal común, sal de mesa o cloruro de sodio, es un compuesto químico con la fórmula NaCl formado por un 60% de cloruro y un 40% de sodio. Y también se nos dice que el cloruro de sodio es producido en masa por la evaporación de agua de mar o salmuera de otros recursos, como lagos salados, y minando la roca de sal, llamada halita (la halita, sal gema o sal de roca es un mineral sedimentario, el cual se puede formar por la evaporación de agua salada, en depósitos sedimentarios).

Aquí se nos plantea la siguiente pregunta. Si el agua de mar tiene 118 elementos, ¿cómo es posible que con su evaporación sólo nos queden 2 elementos?. Supogamos que muchos de los elementos disueltos en el agua de mar fueran volátiles, aún así, ¡¡deberían quedarnos más de dos!!. Resulta que el porcentaje de cloruro sódico tras evaporar el agua del mar es del 86% (ver composición) y, por tanto, el resto de minerales del residuo seco asciende al 14%, considerando a todos estos oligoelementos como impurezas que hay que eliminar.

Lo primero que podemos pensar entonces es comprar sal marina virgen integral y ecológica, pero no se nos advierte que hay una regulación al respecto que el contenido mínimo de NaCl ha de ser del 94% para estas sales "tan naturales" (Ver el apartado 13.1.3 del Real Decreto 1424/1983 publicado en el B.O.E.) y del 97% para el resto de sales de mesa.

Y es que con ese proceso de refinamiento perdemos la oportunidad de obtener todos esos minerales que nuestro cuerpo demanda para su mantenimiento y restauración, así como los electrolitos que contienen, pues todo mineral tiene una carga eléctrica, sin olvidar que estar mineralizado también favorece la asimilación de otras sustancias necesarias para que nuestro organismo funcione correctamente (ver artículo).

Con este proceso de refinamiento de la sal hemos pasado de los beneficios que demostró René Quinton tenía sobre nuestra salud ha ser la principal causa de hipertensión en nuestros días.

¿Qué hacer?

Hemos de reducir al máximo el consumo de productos procesados porque practicamente todos contienen NaCl puro en su composición.

Por otro lado deberíamos acostumbranos a salar y cocinar nuestros alimentos con agua de mar, porque solo así nos garantizaremos, no sólo el sodio que necesita nuestro organismo, sino que también lo estaremos mineralizando.

Para finalizar, no dejes de leer clicando este artículo donde se han vuelto ha realizar los experimentos de René Quinton en animales con un éxito rotundo. Esto nos lleva a hacernos la siguientes preguntas: ¿Qué es lo que hace que la sal nos provoque problemas de salud?. El exceso de consumo y/o su refinamiento. De hecho el exceso de agua de mar en la sangre de los animales a los que se les efectuó el experimento no les supuso ningún problema. Por otro lado se nos expone que la cantidad de esos otros oligoelementos es tan mínima que tiene efectos imperceptibles, ¿el 14% de residuo desechado es tan imperceptible? ¿No será el mismo problema que existe con las harinas blanca y el azucar refinado?. Lo mejor es que cada uno saque sus propias conclusiones.

Si os interesa más información sobre este tema, recomendamos visitar la página web de aquamaris, donde podréis bajaros algún libro gratuito muy interesante.

Si vives fuera de España, cuéntanos tú experiencia y la regulación sobre la sal existente en tu país.
Publicado en PREBIÓTICOS, receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *