cuida tus nervios


Hoy en día, ya es una evidencia, que la alteración de nuestro sistema nervioso es causante de todo tipo de enfermedades. Por eso la importancia de su regulación, restablecimiento y cuidado.

CUIDADOS PARA NUESTRO SISTEMA NERVIOSO

El funcionamiento correcto del sistema nervioso depende de la acción de las células que conforman este sistema: las neuronas y la glía o neuroglia. Y éstas, para funcionar de manera eficiente, como cualquier otra célula, deben vivir en un entorno homeostáticamente estable. Esta homeostasis depende de:

  1. Regulación de la temperatura: evidente y fundamental. Cualquier cambio brusco de temperatura en nuestro cuerpo genera cambios en nuestro organismo generando una mayor susceptibilidad en nuestro cuerpo que lo predispone a que los microorganismos puedan manifestar su aspecto patógeno. Pero si la fiebre apareciera, no debemos nunca intentar bajarla de forma brusca ya que es el mejor método par que los microorganismos pierdan su capacidad patogénica, tal y como quedó demostrado en 1928 y 1944 gracias a los trabajos de Frederick Griffith y James Avery respectivamente (ver experimento Griffith). Sólo es recomendable bajar la temperatura cuando esta supera los 40-41ºC.
  2. Concentración de oxígeno: el oxígeno es un gas fundamental para la vida de muchos seres en la tierra, entre ellos los seres humanos. Por ello, es muy importante que nuestra capacidad respiratoria no se vea disminuida tal y como sucede cuando nuestra nariz o nuestros pulmones se encuentran repletos de mucosidades debidos sobre todo a una mala alimentación.
  3. Concentración de sales minerales: nuestro organismo está compuesto en un 96% fundamentalmente de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, pero además tenemos otros más de 20 minerales considerados traza que, aún en muy pequeña cantidad son imprescindibles para la vida y la falta deficiencia de cualquiera de ello puede ser catastrófico para nuestra salud.
  4. pH: el pH es una escala que utilizamos para medir el grado de acidez de nuestro organismo y que es muy variable en función del lugar del cuerpo donde la midamos.
  5. Presión de los fluidos: todas las células de nuestro organismo necesitan ser alimentadas con oxígeno y nutrientes que lleva la sangre. Pero para que puedan penetrar en las células, primero han de ser enviadas al espacio líquido que queda entre las células para después pasar dentro de las mismas. Y para ello, dicha sangre y los fluidos de ese espacio deben estar a una presión constante.

Así, ¿cómo cuidamos de nuestra homeostasis?

Primero


Para mantener una temperatura constante, además de abrigarse siempre de manera adecuada en consonancia con la temperatura exterior, debemos comer los alimentos y tomar las plantas medicinales adecuadas según el tiempo y nuestras características personales escogiendo alimentos o plantas de naturaleza más caliente, tibia, fresca o fría según convenga. Algunos ejemplos pueden ser:
  • Alimentos y plantas de naturaleza caliente: ajo, canela (corteza), jengibre (seco), clavo, chili, pimienta.
  • Alimentos y plantas de naturaleza tibia: cebolla, hinojo, puerro, comino, canela, jengibre (fresco), salvia, orégano, tomillo, romero.
  • Alimentos y plantas de naturaleza neutra: en general todos los cereales y las zanahorias, las remolachas y los boniatos.
  • Alimentos y plantas de naturaleza fresca: maíz, apio, espárragos, berenjenas, berros, te verde, menta, manzanilla.
  • Alimentos y plantas de naturaleza fría: trigo, alga nori, plátano.

Segundo


Para una correcta respiración y eliminar mucosidades, son tres la cosas básicas a realizar:
  • Limpiar las fosas nasales cada mañana con agua de mar.
  • Si creo que puedo sufrir síndrome de permeabilidad intestinal (comprueba el estado de tus intestinos realizando este test), restringir al máximo la ingesta de todo tipo de lácteos sin fermentar. .
  • Comer para desayunar y cenar cremas de avena. Por la mañana estilo porridge (sin leche) y por la noche en forma de crema con un tipo de verdura.

Tercero


Para el correcto equilibrio de sales minerales, es muy importante evitar perderlos, lo que ocurre cuando ingerimos abundantes azúcares simples como los del azúcar blanco, la bollería o los alimentos procesados. Y por otro lado, debemos aumentar nuestra carga mineral mediante la inclusión en nuestra dieta de abundantes verduras y hortalizas así como muy recomendable es también la ingesta a diario de un "chupito" de agua de mar para la reposición de la gama completa de todos y cada uno de los minerales que podamos perder.

Cuarto


Tal y como indican la nutricionista Lucía Redondo, la dietista y farmacéutica Nuria Guiu, la dietista y bióloga Gloria Vilatersana y la dietista en técnica en industrias agroalimentarias Àngels Florensa en un interesante artículo, lo mejor que podemos hacer para equilibrar nuestro pH es:
  • Cuidar los pulmones y respirar aire puro que nos ayudarán a eliminar ácidos a través del CO2 espirado.
  • Cuidar los riñones encargados de eliminar algunos ácidos como el úrico, el fosfórico y el sulfúrico.
  • Hacer ejercicio moderado para evitar las agujetas que forman ácido láctico.
  • Seguir una alimentación variada y equilibrada y lo menos manipulada y procesada posible.

Quinto


Para que los fluidos corran con la presión adecuada debemos evitar la hipertensión o tensión arterial alta (conocida como la "asesina silenciosa"), pero también la hipotensión o tensión arterial baja mediante el ejercicio físico moderado a diario (en especial recomiendo ejercicios de bajo impacto como caminar, Tai Chi o marcha nórdica) para mantener un correcto tono muscular y una actividad cardiovascular . Además, desde un punto de vista dietético, es especialmente importante:
  • Reducir alimentos procesados por la alta cantidad de cloruro sódico que contienen.
  • Sustituir la sal de mesa procesada por sal marina integral o agua de mar.

¿Y cuidar nuestra microbiota? ¿Nos puede ayudar?

Por supuesto, los últimos estudios están demostrando una íntima relación entre microbiota y el riesgo de sufrir demencia (ver artículo).

Recientes estudios los relacionan con el Parkinson (ver artículo). Y en otros estudios se les relaciona además con el autismo , demencia, epilepsia, Alzheimer... (ver artículo).

Por ello es tan importante consumir tanto productos probióticos como prebióticos.

Otras recomendaciones

Finalmente, es muy recomendable aprender a regular nuestra emociones, ya que estas alteran el buen funcionamiento celular tal y como explica el biólogo Bruce Lipton en este video:
Asimismo, algunos fisiólogos afirman que el estado alterado de conciencia conocido como meditación disminuye la actividad simpática activando los estados de relajación y reparación además de generar cambios estructurales a nivel cerebral reduciendo procesos inflamatorios (1) (todas las enfermedades crónicas están relacionadas con procesos inflamatorios) previniendo enfermedades neurodegenerativas (2).

Bibliografía

Patton, Kevin T., Thibodeau, Gary A, PhD; Estructura y función del cuerpo humano. 14ª edición. Editorial Elsevier. 2012.

Subirà Vallès. Josep Maria; 5 estrategias para "vacunarte" ante gripes y resfriados (y cualquier enfermedad aguda o crónica). Noviembre 2017. blogemonutricion.

Guyton AC, Hall JE; Manual del tratado de fisiología médica. Mc Graw Hill Interamericana. 2000.

Ilari Valenti MT, Rodriguez MA y Arnal M. El Agua de mar. Fundación aquamaris 2018.

Notas

(1) Kaliman P, Álvarez-López MJ, Cosín-Tomás M, Rosenkranz MA, Lutz A, Davidson RJ. Rapid changes in histone deacetylases and inflammatory gene expression in expert meditators. Psychoneuroendocrinology. 2014;40:96-107. doi:10.1016/j.psyneuen.2013.11.004.

(2) Chaix R et al; Epigenetic clock analysis in long-term meditators. Psychoneuroendocrinology. 2017 Nov;85:210-214. doi

Publicado en ARTÍCULOS, dolencias.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *