Microbiota


Microbioma humano o microbiota es el conjunto de microorganismos que habitan en los distintos sitios, tanto sobre como dentro, de nuestro cuerpo.

Pero para adentrarnos en este apasionante tema es conveniente tener claros una serie de términos, por lo que comenzaremos con esta pequeña relación que es conveniente recordar:

MICROBIOMA

  • La colonización es el proceso por el cual los microorganismos se instalan en nuestro cuerpo y que se inicia justo en el momento del nacimiento. Debemos pensar que estos microorganismos son anteriores a la aparición del ser humano en la Tierra con los que hemos coexistido y cooperado estableciendo una relación simbiótica que ha beneficiado nuestra propia evolución.

  • Microbiota intestinal es el mundo microscópico que habita en nuestro intestino, nutrida adecuadamente de alimentos prebiótico. Ésta es una comunidad viva, que los científicos comienzan a consideran como un nuevo órgano, dado que cada vez descubren más y diversas e importantes funciones para el mantenimiento de nuestra salud, de tal modo que si éstos microorganismos enferman, nosotros también lo hacemos.

  • Disbiosis intestinal será, por tanto, el desequilibrio de la microbiota intestinal, de su función metabólica y de su reparto a lo largo del intestino. Este incorrecto funcionamiento puede dar lugar a que sustancias nocivas del intestino traspasen a la sangre y se acumulen en el cuerpo, llegando a producir ciertas patologías de diversa gravedad.

  • Alimento probiótico sería aquel que contiene microorganismos vivos que pueden permanecer activos en el intestino, modificando, diversificando y reponiendo nuestra microbiota intestinal. Como por ejemplo los fermentados.

  • Alimento prebiótico son los alimentos que contienen ingredientes no digeribles que benefician el crecimiento de los microorganismos del colon (microbiota intestinal), mejorando por ende la salud.

La importancia de la microbiota



Estos microorganismos son esenciales para nuestra salud en general y no sólo se las relaciona con la digestión, deborando alimentos que nuestro organismo no podría asimilar, mantenido fuerte nuestro sistema inmunológico, protegiendo nuestro epitelio intestinal, sino también con múltiples funciones como el desarrollo de nuestro cerebro influyendo en nuestro estado de ánimo y por tanto en nuestro comportamiento al gestionar de forma diferente nuestras emociones y estrés, incluso nuestra forma corporal.

Recomendamos la visión de este breve (poco más de 5 min) pero muy interesante video del Dr. Francisco Guarner donde nos recuerda la importante función que tiene la microbiota en nuestro organismo.

Función metabólica, fermentando los residuos no digeribles para así obtener la energía de los vegetales, grasas, etc...
  • Absorber nutrientes esenciales para mantener la salud (buenas funciones corporales).
  • Formación de nutrientes esenciales como la biotina que interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas, aminoácidos y purinas.
  • Producción de AGCC (ácidos grasos de cadena corta) resultantes de la fermentación de los hidratos de carbono, entre los que destaca el butirato.
Función trófica, estimulando el sistema inmune y las células neuroendocrinas que tenemos en nuestro aparato digestivo y que controlan nuestro desarrollo corporal e incluso funciones del cerebro.

Y la simbiosis mutualista que establecemos con las bacterias, donde nos beneficiamos por las innumerables funciones que ejercen en nuestro organismo mientras que las bacterias se aprovechan de nuestra temperatura corporal estable.

¿Cuándo y cómo se adquiere la microbiota?

Entonces podemos hablar ya de microbiota o microflora que es el conjunto de microorganismos que se localizan en nuestro intestino y mucosas, ejerciendo tareas muy importantes para nuestra salud.

La hipótesis más plausible actualmente es que los bebés nacen estériles y que la microbiota vaginal de la madre, que pasan al hijo en el momento del parto, será la que desarrollará su sistema inmune (quedando demostrado que los nacidos por cesárea tienen más propensión a enfermedades autoinmunes), comenzando en ese instante la colonización del intestino y desarrollándose con la lactancia materna.

¿Qué utilidad tiene el apéndice?

Durante mucho tiempo se ha catalogado de inútil este órgano. Como si se tratara de un error de nuestra evolución, creando una prolongación ciega inservible.

Recientemente, investigadores de la Universidad Duke de Carolina del Norte EEUU, creen que se trata del refugio que tienen las bacterias intestinales cuando el sistema digestivo padece una grave enfermedad quedándose sin su flora intestinal. Es decir, una reserva para que las bacterias puedan emerger nuevamente y colonizar de nuevo el intestino, protegiendo así nuestro sistema inmunológico.

¿Influye también en nuestro cerebro la microbiota?

Por otro lado, y no menos importante, cada vez existen más estudios donde se asocia la microbiota como la responsable de la comunicación entre intestino y cerebro, a través del nervio vago, reconociendo una íntima conexión entre la composición de la microbiota intestinal y nuestra respuesta emocional y de conducta.

El problema planteado actualmente a los científicos es investigar si las bacterias del intestino son las responsables de influir en el desarrollo del cerebro y su actividad o, por el contrario, son las diferencias preexistentes en el cerebro las que influyen en el tipo de bacteria que se acomoda en nuestro intestino; o bien, el intercambio es mutuo o existe un tercer factor o factores que influyen a ambos.

Hábitos alimentarios

Cuando comemos no sólo nos alimentamos a nosotros mismos sino también a nuestra bacterias. Actualmente comemos muy mal alimentando a los microorganismos nocivos que nos hacen enfermar; éstos liberan toxinas que provocan una respuesta violenta por parte de nuestro sistema inmunológico (disbiosis intestinal) y eso nos causa inflamación.

La inflamación se extiende por nuestro cuerpo rápidamente. Cuánto más alto es el nivel de inflamación, más propensos somos a padecer todo tipo de transtornos: síndrome de intestino irritable, obesidad, alergias, etc.

Tenemos microorganismos que adelgazan como la Akkermansia Muciniphila y otros que engordan como el Firmicutes Sp. Depende de nuestros hábitos escoger cuales nos interesan.
Invierte un poco de tiempo con este reportaje (50 min.) porque te dará una visión completa de la importancia de nuestro microbioma.

Puede contener alguna imagen o comentario que podría herir la sensibilidad de personas especialmente escrupulosas o que tengan miedo a los gusanos, insectos, microbios, etc.
Publicado en ARTÍCULOS, salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *