Enfermedad del alzheimer

Intentemos prevenirlo y en caso de sufrirlo vamos a intentar paliar sus efectos.

ENFERMEDAD DEL ALZHEIMER

(Antes de leer este artículo, recomendamos que vayas al apartado de sistema nervioso de esta página web para entender mejor como funciona este sistema)

Descripción del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa cerebral que se manifiesta con deterioro progresivo de la memoria y las funciones mentales. Esta enfermedad resulta devastadora no sólo para los pacientes que la sufren, sino también para los cuidadores de dichos pacientes, lo que supone un problema de gran impacto social.
El informe mundial de Alzheimer de 2015 indicaba que en dicho año, las personas con demencia en el mundo eran 46,8 millones de personas y se proyectaba que este número se duplicaría cada 20 años (para ver el informe completo clica aquí)

¿Se conocen las causas que provocan el Alzheimer?

Se ha considerado que una de las responsables de esta enfermedad es la formación de los llamados nudos neurofibrilares y placas beta amiloides que son como unas "cicatrices" formadas por depósitos de proteínas y detritus o restos celulares. Pero esta afirmación está viéndose desmentida. Recientemente, el neurólogo Patrick Mc Geer, de la Universidad de la Columbia Britanica ha descubierto que el desarrollo de esta devastadora enfermedad se relaciona sobretodo con procesos inflamatorios (ir al minuto 29,42 del vídeo que puedes ver aquí debajo).
(Documental: un descubrimiento ignorado sobre el misterio del Alzheimer)
Otras causas que se relacionan con esta enfermedad es la reducción de la concentración de un neurotransmisor denominado acetilcolina, traumatismos en la cabeza, exposición crónica a aluminio (presente en antiácidos, alimentos, suministro de agua y desodorantes) o silicona, y la exposición a toxinas ambientales (este último punto es de especial importancia, ya que son las toxinas ambientales las que pueden producir en mayor número de ocasiones procesos pro-inflamatorios como mecanismo de defensa ante la agresión que supone la aparición de toxinas en los espacios intercelulares).

Antioxidantes para la prevención del Alzheimer

Durante mucho tiempo se ha considerado que la lesión causada por radicales libres, por tanto, el aumento del daño oxidativo, tenía un papel central en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, pero la investigación PREADVISE que estudiaba este aspecto mediante la administración de vitamina E y selenio como antioxidantes (solos o en combinación) desde el año 2002 al 2009 demostró que no previnieron el desarrollo de esta enfermedad (para ver el estudio completo, clica aquí).

Estrategias más adecuadas para la prevención y tratamiento de la enfermedad del Alzheimer

Dados los recientes descubrimientos comentados más arriba sobre esta enfermedad, es posible hacer un abordaje desde las 5 áreas propuestas en esta página web:
  1. Meditación: efectivamente, está demostrado que la práctica habitual de meditación puede ser una herramienta muy útil para el abordaje terapéutico de esta devastadora enfermedad (ver estudio clicando aquí).
  2. Ejercicio físico: el ejercicio físico es importante para la prevención de cualquier enfermedad, pero especialmente lo es en el Alzheimer. Así lo asegura el Dr. Francisco Lopera, neurólogo de la Universidad de Antioquia (Colombia), quien asegura, después de más de 18 años dedicados al estudio de esta enfermedad, considera más importante el ejercicio físico que el intelectual. Además, tal y como indica un interesante estudio sobre la relación entre ejercicio y Alzheimer, dicho ejercicio debería ser realizado de manera moderada. Parece que el ejercicio en exceso suave y el intenso no mejorarían la sintomatología de esta afección neurológica (para ver el estudio, clica aquí).
(Entrevista a los doctores Gustavo Pedraza y la doctora Leonor Pérez, investigadores del Instituto de Biotecnología de la UNAM: ¿Cómo afecta el proceso inflamatorio en el desarrollo del Alzheimer?)
  1. Fermentados: efectivamente, la mejora de la microbiota intestinal ha demostrado ser un prometedor método de prevención y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. En los enfermos de esta enfermedad se observan el exceso de determinados tipos de bacterias intestinales y la falta de otras (para ver un estudio sobre este tema clica aquí). Por ello, la ingesta de alimentos fermentados se hace crucial para la prevención y tratamiento de esta dolencia.
  2. Plantas medicinales: este aspecto fue estudiado recientemente en el año 2017 (para ver el estudio clica aquí). Por otro lado, teniendo en cuenta las aportaciones que relacionan el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer con la inflamación, deberíamos suponer que diversas plantas con reconocidas propiedades antiinflamatorias deberían tener efectos positivos para evitar el avance de dicha enfermedad. Y efectivamente, dos plantas utilizadas comúnmente como antiinflamatorios naturales, el jengibre y el harpagofito han demostrado claros efectos terapéuticos ante esta enfermedad. Curiosamente, ambas plantas son muy conocidas como antiinflamatorios sobre todo en traumatología, que han demostrado ser eficaces como inhibidores de la colinesterasa, la enzima que rompe la acetilcolina (vuelve a leer el principio de este artículo), el neurotransmisor implicado en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer (ver el estudio sobre el jengibre clicando aquí y sobre el harpagofito clicando aquí).
  3. Alimentación: se sabe que el magnesio (ion de importancia capital para la transmisión del impulso nervioso) compite con el aluminio (Al) en cuanto a su absorción intestinal y por la barrera hematoencefálica. Por ello, habrá que tomar alimentos ricos en este mineral evitando los alimentos procesados, la leche, los productos lácteos y aumentando el consumo de verduras, cereales integrales, quinoa, nueces y semillas como las pipas de calabaza y de girasol y las de sésamo, algas agar-agar, orejones, almendras y avellanas (buenas fuentes de magnesio).
    • Especias: a destacar la acción de la capsaicina, la sustancia presente en la cayena, de especial interés por su actividad antiinflamatoria. En un reciente estudio, que relaciona la diabetes tipo 2, enfermedad metabólica claramente inflamatoria y el uso de la capsaicina, se observó que ésta tenía un potencial uso preventivo del desarrollo del Alzheimer con personas que sufren de diabetes tipo 2(para ver el estudio clica aquí).
    • Grasas: los ácidos grasos, componentes esenciales de nuestro sistema nervioso, son fundamentales para la correcta transmisión nerviosa. Una grasa que ha demostrado ser extremadamente eficaz para la mejora de pacientes con Alzheimer es la que proviene del aceite de coco (ver estudio clicando aquí).
(Recetas para alejar las enfermedades neurológicas por el Dr. Gurutz Linazasoro.)
Finalmente, os dejamos el caso de una mujer cuya hija consiguió detener el proceso degenerativo de su madre mediante cambios en su dieta.
(Alzheimer: cómo recupere a mi madre sin fármacos por Ángeles Torres Padilla)

Bibliografía

Pizzorno, Joseph E. Murray, Michael T. Enciclopèdia de Medicina Natural. Pág. 232-245. Volumen 3. 2001. Editorial Enciclopèdia Catalana.
Publicado en ARTÍCULOS, dolencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *